EURIPIDES TRAGEDIAS GREDOS PDF

Thank you for interesting in our services. We are a non-profit group that run this website to share documents. We need your help to maintenance this website. Please help us to share our service with your friends. Share Embed Donate.

Author:Mezigor Akinojora
Country:Japan
Language:English (Spanish)
Genre:Life
Published (Last):22 February 2008
Pages:422
PDF File Size:18.44 Mb
ePub File Size:6.74 Mb
ISBN:475-8-14836-299-9
Downloads:50273
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Datilar



This document was uploaded by user and they confirmed that they have the permission to share it. If you are author or own the copyright of this book, please report to us by using this DMCA report form. Report DMCA.

Home current Explore. Words: , Pages: Preview Full text. ISBN Printed in Spain. No es ocioso que Dale hable de piezas shakespearianas como la encantadora Twelfth Night al referirse a Helena. Esquema de la obra M m o Expuesto por Helena y, a partir del verso 68, por Teucro y Helena. A cargo del Coro. O El engaiio ha surtido definitivo efecto. Exooo Helema, 1 Einleitung und Text y 11 R. G6mez de la Mata , IV, Valencia, s. Odisea IV DO. Me llamaron Helena. Los males que he sufrido, voy a decirlos.

Casa es digna de compararse con la de Pluto. Salamina la patria que me ha criado. Todo eso esconde grandes calamidades. Malas noticias son para aquellos a 12s quienes concierne la desgracia. Hay dos versiones.

Pero basta de palabras, que no quiero gemir por partida doble. No te detengas, pues mata a todo heleno extranjero que cae en sus manos. En cuanto a ti, mujer, que seas siempre muy feliz. Estrofa 1. Desde entonces m i nombire arrastra, a orillas del Simunte, una mala fama ficticia. Para empezar, soy inocente, y se me considera una infame. Mucho peor es que: te acusen de males que no has cometido, que la realidad misma del mal.

Y los 28s hijos de Zeus, los famosos Dioscuros, ya no existen. Hazme caso: deja esta tumba y ve en busca de la doncella por quien has de salir de tu ignorancia. Una mujer debe compartir las fatigas de otra mujer. Por hechos nunca cometidos has sido destruida y has soportado tantas desgracias.

Las madres han perdido a sus hijos; las doncellas, hermanas de los muertos, han depositado sus cabelleras junto al cauce del frigio Escamandro. De los que me siguieron, unos ya no se cuentan entre los vivos; otros, felizmente escapados de los peligros marinos, llevaron a sus casas, de regreso, s nombres de los muertos. Tengo navegadas todas lais costas, desiertas e inhospi- 40s talarias, de Libia.

Mi nave se ha roto en mil pedazos contra las rocas. Soy, por tanto, inviolable. En esta tierra reina su hijo. Pero vete de este palacio. No llegaste oportunamente. Por otra parte, no pienso darme soo a la fuga por las amenazas de una esclava. Famoso es el incendio de Troya, y yo, Menelao, fui quien 10 hizo arder: en todas partes soy conocido. No toques mis vestidos. Eso no lo puedo negar.

Ahora que ya ha pasado el tiempo prescrito y he cumplido fielimente lo fijado por el destino, debo volver al cielo, mi. Inesperadamente te estrecho contra m i corazdn. A crueles comienzos te remontas. Cruel es el relato que solicitas. Dilo, sin em! La esposa de Zeias fue la responsable de mi ruina. Por eso me trajo a Egipto. NO tuvimos sino una imagen hecha de nube entre las manos.

Nada obtu. No has deshonrado, entonces, a tu anciano padre, ni a los Dioscuros; nada has hecho de cuanto te atribuyen. He tenido que sufrirlo. Gratas son tus palabras, si son ciertas.

He destruido Troya por ti. Atreverse a lo imposible no es propio de hombre cuerdo. Hay que recurrir a la astucia. Rechina al abrirse la cerradura. Pero, - 16 Nestor, hijo de Neleo. No, no hagas eso, virgen, te lo suplico. Has de saber, oh virgen, que estoy obligado por juramento a combatir primero con tu hermano. Y yaceremos juntos los dos, muertos sobre esta tumba bien pulida, para dolor eterno tuyo y deshonor para tu padre.

Juzga, pues, de manera que nos complazca a todos. Me niego a colaborar en la locura de mi hermano. Comenzad por los dioses: rogad a Cipris s que os permita regresar a la patria, y suplicad a Hera que persista en la idea de!

Hace mucho tiempo que vives en esta casa: tienen que serte familiares los sirvientes del rey. Me infundes esperanza, como si fueras a hacer algo bueno para los dos. Parece un truco muy gastado. Lo que fue una desgracia es ahora una suerte. Vosotros, es clavos, llevad los perros y las redes de caza a la morada regia. Pues acabo de enterarme de que un heleno ha llegado a esta tierra y ha conseguido eludir la vigilancia de los s centinelas.

No ha huido. Nada soy yo. Yo soy nueva en estas desgracias. Debo entender que es incumbencia suya sepultar a su esposo. Ve a palacio y elige las ofrendas para el difunto. En cuanto a ti, desventurada, no te aflijas con penas s irremediables. Menelao sufre su destino. Tu esposo ha muerto, y no es posible que vuelva a la vida.

Tienes que amar a tu presente esposo y olvidar al que ya no existe. DALE,notas cid locum. La vida ha abandonado las ciudades; n o hay sacrificios e n honor d e los dioses, ni se queman ofrendas en los altares.

Y , perseguida siempre por la pena d e su hija, no permite siquiera que las fuentes manen sus aguas frescas y claras. Estrofa 2. Mi esposo ha aprovechado maravillosamente su fortuna. Debo guardar silencio. Es necesario que yo honre mi primer lechio nupcial, al que fui joven y doncella. Ordena que nos den unia nave en la que embarcar las ofrendas, y tu favor serih completo. Mis marineros deben obedecerle. No sirvas a tus siervos, joh rey! Que alguien vaya a decir a mis auxiliares que lleven los presentes nupciales a palacio.

No dejes de ayudar a quienes arrastramos por caminos rocosos nuestras calamidades. Muchas han sido las fatigas que hemos tenido que sufrir hasta hoy.

HAYRAT NESRIYAT KURAN PDF

Tragedias II (Biblioteca clásica Gredos)

.

BMC REMEDY AR SYSTEM 7.6.04 FOUNDATION PDF

Tragedias I: 1 (Biblioteca Clasica Gredos)

.

JULIUS NATTERER PDF

Euripides - Tragedias - 3 - Gredos

.

ISOTACHOPHORESIS INSTRUMENTATION PDF

ISBN 13: 9788424935269

.

Related Articles